Mes: septiembre 2019

♥ Siempre tuyo…

No Comments

Convertimos los días en noches y las noches en días, inventamos un mundo paralelo, delante de los demás eramos serios y a solas perdíamos hasta los argumentos…
Hicimos el amor tiernamente, y en las peleas simulábamos ser indiferentes, discutíamos de manera poco inteligente, y una bofetada me ganaba por insolente, y tras esa locura fehaciente, concluíamos haciendo el amor vehementemente.
Fuimos todo y fuimos nada, pero de algo estoy seguro… Fuiste, sos y serás mi mujer amada… La única que descubría cada una de mis dudas y encrucijadas…

Te Amo desde ayer y te Amaré más, aún en el mañana, mis letras no tienen sentido, pero me desahogo cuando escribo, no se si esta bien o mal, solo se, que, por ti perdí hasta los sentidos…
Esto no es poesía, tampoco es un escrito, es tan solo mi amor diciendo «Aún te necesito»
Las trampas de la vida, los juegos del destino… Te Amo con el alma y el universo ríe conmigo..
Siempre el mismo, el que sufre en silencio, el que baila con el frío, mientras mis ojos te observan y mi corazón se entrega al delirio…


Un verano más…



Escritor Rostro Enmascarado
©Derechos reservados

♠ No se trata…

No Comments

No se trata…

No se trata de compararte, se trata de lo que siento al no poder tocarte…

Se trata de que me amaste más allá de lo real, y te correspondí hasta abandonarme en lo irreal…
Se trata de perderme en otros cuerpos que no reaccionan como el tuyo, se trata de acariciar otras pieles que desaparecen como el humo…

Se trata de la sonrisa a medias, esa que odiabas de mí, pero que tan bien la conocías, que, sin omitir palabra, descubrías lo que yo quería…

Se trata de mirar unos ojos que no me brindan el amor a plenitud, esa mirada cómplice seguida por tu inigualable actitud…

Nosotros no tuvimos sexo, compartimos el amor, cuando las almas se juntan y se funden en el calor, esa tibieza pura de besos sentidos, cuando cerrabas los ojos ante la locura de ser uno en vez de dos…

No se trata de compararte, se trata de lo que siento al no poder tocarte, pero no te equivoques, no hablo de una cama compartida, sino de abrazos sentidos y caricias encendidas, me refiero a la locura de un amanecer abrazados, de un café a medias y los anocheceres conversando…

Se trata de que mi aliento se escapa al firmamento, gritando y susurrando a la vez, que soy capaz de vender mi alma al infierno a cambio de volverte a tener, porque puedo llegar a ser el príncipe del averno, si eso me devuelve la verdad de nuestro ayer…

No se trata de compararte, se trata de que… Te Amo y por siempre estaré rendido a tus pies, entendiendo que el amor se entrega solo una vez y aunque furioso me sienta, siempre por siempre y aunque no lo merezcas, viviré a tu merced…

Se trata de como me enamoraba cada día más, intentando hacerte feliz, corriendo tras tu beldad, de esas noches intensas cuando te entregabas en demasía, donde eras mujer, amante y amiga…

Se trata de ese segundo en tiempo compartido, donde dos corazones se juntaban en un solo latido…

No, no se trata del sexo, sino de las manos entrelazadas, y esa energía perfecta que mantenía nuestras almas, libremente encadenadas…

Se trata de que nací escritor y nunca supe el porqué, más en el presente creo saber, que fue por tu culpa mujer, y descubrí, sin querer, que las letras son mis cómplices, que con ellas puedo acariciar tu alma, aunque no esté en tu cama… Pues escribir es mi manera de decirte “Sigo estando, como te lo prometí aquel atardecer” Y quizá el leerme, es la forma que tiene tu interior, para decirme… “Se que estás ahí y siempre me vas a proteger”

No se trata de no poder tocarte, se trata del amor que a la basura tiraste, que observaste la diferencia, pero no mis ojos al mirarte…

P.D: No tengo tu retrato sobre mi escritorio, sin embargo, guardo en el arcón de mis recuerdos, la dulzura de tu mirada junto a la complicidad de nuestras almas…

Escritor Rostro Enmascarado
©Derechos reservados

℗ Tus Manos…

No Comments

Tus manos…

Tus manos, amantes silenciosas.
Pasión desenfrenada de locuras.
Manos llenas de bondad y alegría.
Caricias profundas y sentidas.

Con esas manos acaricias mis sienes
cuando cansado estoy hasta de la vida.
Manos colmadas de inciertas preguntas.
Manos con respuestas desmedidas.

Silentes confesoras de deseos escondidos.
Tus manos dicen lo que calla tu boca.
Aquello que no expresa tu mirada
cuando en sigilo te acercas y me tocas.

Las manos que sostienen mi quebranto.
Esas… Las cuales tu rostro acarician
cuando te veo callada, pensando, absorta
en las cosas que tus manos me dirían.

Tus manos que pasean por tu cabello
y despiertas mi más profunda ternura,
haciéndome sentir todo un caballero
porque tus manos llaman a mi locura.

Tus manos, cuantas cosas por decirme.
Secretos confesados a escondidas.
Revelando el misterio de tus dedos.
Corriendo por mi piel enardecida.

Pero, quiero finalizar esta poesía
diciendo que Te Amo Mi Princesa.
Más siento en el alma tu delirio
cada vez que me recorres con destreza.

Un Gitano que reclama a su Dama
toda la vesania de mis ansias
pues pendenciero, asustado y enervado.
mi pelo en tus manos enredas y atrapas.

Las manos de mí amada esposa
Las mismas que calman mis tristezas.
Tus manos asustadas y atrevidas
cuales alondras despojan las quimeras.

Tus manos que secan mi frente
y me entregan la tranquilidad perenne.
Tus manos que guardan el secreto
que bajo mí pecho palpita irreverente.

Al ver tus manos atrapando un cigarrillo
o quizá acariciando a uno de tus hijos.
Tal vez entregando al mundo un desafío
o a lo mejor sirviéndome un vino frío.

Sonrió de costado, me robas el atino
porque sé que tus manos son mías
y guardan la clave de mi destino
al acariciarme cuando me miras.

Tus manos, guardianas silenciosas
las que cubren mi frente de un resfrío.
Las mismas que me dan el abrigo
por olvidar mí saco, al ser un peregrino.

Tus manos cuando con las mías se enlazan
encontradas sobre las teclas de nuestro piano.
Al verlas pintando sobre el lienzo
o rozando tus pechos en concierto descarado.

Tus manos que apoyadas en mi marca
protegen con ternura y amor, dándome calma.
Al sentir que eres la dueña de mis ganas
pues estás incrustada en medio de mi alma…

Tus manos las que llevan una alianza
en muestra de nuestro amor eterno
Tus manos que guardan la esperanza
las mismas que cuidan mis andanzas.

P.D: Jamás dejes de acariciar mis cejas al ritmo de Arabia…


Escritor Rostro Enmascarado

©Derechos de autor