♠ No se trata…

No Comments

No se trata…

No se trata de compararte, se trata de lo que siento al no poder tocarte…

Se trata de que me amaste más allá de lo real, y te correspondí hasta abandonarme en lo irreal…
Se trata de perderme en otros cuerpos que no reaccionan como el tuyo, se trata de acariciar otras pieles que desaparecen como el humo…

Se trata de la sonrisa a medias, esa que odiabas de mí, pero que tan bien la conocías, que, sin omitir palabra, descubrías lo que yo quería…

Se trata de mirar unos ojos que no me brindan el amor a plenitud, esa mirada cómplice seguida por tu inigualable actitud…

Nosotros no tuvimos sexo, compartimos el amor, cuando las almas se juntan y se funden en el calor, esa tibieza pura de besos sentidos, cuando cerrabas los ojos ante la locura de ser uno en vez de dos…

No se trata de compararte, se trata de lo que siento al no poder tocarte, pero no te equivoques, no hablo de una cama compartida, sino de abrazos sentidos y caricias encendidas, me refiero a la locura de un amanecer abrazados, de un café a medias y los anocheceres conversando…

Se trata de que mi aliento se escapa al firmamento, gritando y susurrando a la vez, que soy capaz de vender mi alma al infierno a cambio de volverte a tener, porque puedo llegar a ser el príncipe del averno, si eso me devuelve la verdad de nuestro ayer…

No se trata de compararte, se trata de que… Te Amo y por siempre estaré rendido a tus pies, entendiendo que el amor se entrega solo una vez y aunque furioso me sienta, siempre por siempre y aunque no lo merezcas, viviré a tu merced…

Se trata de como me enamoraba cada día más, intentando hacerte feliz, corriendo tras tu beldad, de esas noches intensas cuando te entregabas en demasía, donde eras mujer, amante y amiga…

Se trata de ese segundo en tiempo compartido, donde dos corazones se juntaban en un solo latido…

No, no se trata del sexo, sino de las manos entrelazadas, y esa energía perfecta que mantenía nuestras almas, libremente encadenadas…

Se trata de que nací escritor y nunca supe el porqué, más en el presente creo saber, que fue por tu culpa mujer, y descubrí, sin querer, que las letras son mis cómplices, que con ellas puedo acariciar tu alma, aunque no esté en tu cama… Pues escribir es mi manera de decirte “Sigo estando, como te lo prometí aquel atardecer” Y quizá el leerme, es la forma que tiene tu interior, para decirme… “Se que estás ahí y siempre me vas a proteger”

No se trata de no poder tocarte, se trata del amor que a la basura tiraste, que observaste la diferencia, pero no mis ojos al mirarte…

P.D: No tengo tu retrato sobre mi escritorio, sin embargo, guardo en el arcón de mis recuerdos, la dulzura de tu mirada junto a la complicidad de nuestras almas…

Escritor Rostro Enmascarado
©Derechos reservados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.