♠ La… Mí Pluma…

 

Mí Pluma… Compañera inseparable, Amiga silenciosa, la Dama centinela de Mis Secretos cada vez que me equivoco, líneas tachadas, fastidio ante algo que no sale bien…

 

Ella que sin llegar a comprender porque la dejo en espera frente a la continuidad de una historia, se queda en Silencio y solo acata la orden de Mis dedos en ese instante en que al detenerme en letras y espacios me pongo a dibujar triángulos sin sentidos o líneas sin camino fijo.

 

Ella, la misma que tal vez perciba el sudor de Mis manos, la egolatría de no compartir más que con ella Mis propias faltas, quien absorbe la energía y protege Mis desvaríos.

 

La apoyo sobre la hoja, la hago girar entre Mis dedos, cae al suelo, la levanto, de pronto la muerto, jugueteo con ella entre Mis labios, celosa de Mis besos permanece callada y descansa encima del escritorio cuando salgo del despacho, pero es también quien vela Mí sueño, duerme muchas veces entre Mis sábanas cuando rendido me quedo dormido con las hojas y la Pluma sobre el Lecho…

 

La importancia de una Pluma aunque hoy en día existan otros medios de escritura, es la importancia de no olvidar que fue ella la ancestral y original dueña de las emociones de aquellos primeros Escritores primitivos de tiempo, espacio e historias nacidas de sus Almas para ser entregadas a través de la tinta salida de una Pluma…

 

Una Pluma… Por ella se escribieron infinitas cartas de Amor, declaraciones de cariño y deseo, marcas profundas por un desconsuelo o las cortantes frases de una ruptura, por una carta que llevaría la noticia de un “Ya no te amo” o quizá la algarabía de un “Te Necesito a Mí lado, ven” Tinta y Pluma, vida y muerte, reconciliaciones y peleas.

 

Nunca jamás una Pluma dejará de ser la Auténtica Dueña encargada de llevar a un papel lo que está guardado en Mí Alma…

 

Rostro Enmascarado.

2 Replies to “♠ La… Mí Pluma…”

  1. Ella, la misma que tal vez perciba el sudor de Mis manos, la egolatría de no compartir más que con ella Mis propias faltas, quien absorbe la energía y protege Mis desvaríos.
    Tus manos, cuantos secretos guardaran?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *